Nosotros

Han pasado 4 generaciones desde que Bartolomé Carles Vives inauguró en 1906 la joyería, relojería y óptica. Después su hijo Bartolomé Carles Llorens se hizó cargo del negocio familiar, luego su nieto Bartolomé Carles Gorrías y actualmente su biznieto Bartolomé Carles Coll sigue con esta saga.

A diferencia de sus antecesores, Bartolomé Carles Coll ya se encontró con estudios reglamentarios. Sus antecesores se formaron en fábrica-talleres. Curso Platko en Palma, una escuela profesional de joyería artesanal. En Palma, también, obtuvo el título de Gemólogo Diplomado, en el Instituto de Gemología. En Barcelona asistió a un curso técnico de reparaciones de relojes de quartzs, analógicos y digitales en Industrial Martí. Y realizó un curso de Tasación de Joyas en la escuela Internacional de Joyería, Gemología y Tasaciones de Madrid.

Bartolomé continua en el mismo taller que su bisabuelo, su abuelo y su padre. «Aunque las técnicas de joyería han cambiado mucho desde mi bisabuelo a ahora, muchos trabajos aún los hago manualmente, pero otros han sido desplazados por la alta tecnología. Contamos con el mejor servicio técnico para nuestros clientes: soldador láser, ordenador para grabar…» B. Carles Coll